Contar o escuchar cuentos es acariciar y ser acariciados con las palabras, las sonrisas, la mirada, los gestos del narrador y los aplausos del público. Toda una transacción de reconocimiento y caricias.