14 pensamientos en “Inicio”

    1. Tú sabes que no sólo es cierto sino parte muy importante del taller de Oralitura. Cada palabra es una caricia. Dice Berne que cuando nacemos nuestros padres, tías, abuelos, nos acarician constantemente y nos programan para ello. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez es más difícil que esto se de, pues no vamos a andar por la calle acariciando al portero, o siendo acariciados por el portero, los compañeros de oficina, etc. Entonces hemos cambiado esas caricias por palabras. Por lo tanto, cuando alguien te dice “Buenos Días” es como si te diera dos caricias y cuando tú contestas las devuelves. Es por eso que estoy segura que cuando contamos cuentos, con nuestras palabras estamos acariciando a cada persona del público, y ellos con su atención, risas, aplausos nos están acariciando y salimos superenergetizados de cada función. Cada función es una transacción de caricias. El domingo voy por las mías. Besos.

  1. Beatriz hace creo ya mil años no encontraba a alguien que con sus palabras pudiese acariciar mi alma, es el tono, es la parsimonia, es aquel dejo que usas al contar las historias, que me invitas, que me amarras y me jalas y después soy yo la que no quiero soltarme, permanezco allí esclava de tus palabras. Feliz de aquel momento maravilloso.

    1. Querida Rosiris, gracias por tan lindos comentarios. Me anima a continuar. Creo en la palabra y sus bondades. Tendremos tiempo para escucharnos. Para acariciarnos, como bien dices.

  2. Contar cuentos es hacer volar la imaginación de todos los que escuchan con atención; sienten, viven lo que ocurre con los personajes que se relatan, surgen las caricias alentadoras de los acontecimientos que desenvuelven la trama de momentos de intriga, sorpresa, suspenso, pasión o ternura. No cabe duda que el arte de contar cuentos es fascinante, tanto para quienes se han preparado con prácticas, estrategias y técnicas adecuadas y han creado un estilo propio que los hace diferentes y únicos ante los demás. Mi respeto y admiración a todos los cuenta cuentos; desde niña me ha gustado escuchar historias y ahora este placer lo comparto a mis hijos, alumnos y familia. Gracias maestra Beatriz, por seguir adelante, año tras año, con este maravilloso festival de cuentos nacional e internacional que acarician y nutren el alma, espíritu y corazón. Saludos y bendiciones.

  3. WOW!! sin palabras… Solo fascinada, Bea eres unica, mi estandarte y estoy tan orgullosa de ser tu alumna, inspiras, motivas, cambias vidas, gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contar o escuchar cuentos es acariciar y ser acariciados con las palabras, las sonrisas, la mirada, los gestos del narrador y los aplausos del público. Toda una transacción de reconocimiento y caricias.